martes, 6 de marzo de 2018

Dietas adelgazantes y nutritivas

"Somos tragones incomparables. Realmente somos como mártires, pues, para tragar hasta la hartura, para saciar nuestra vista, más poderosa que nuestras facultades digestivas, no vacilamos en arriesgar nuestro abdomen que puede estallar, no vacilamos en recargar nuestro estómago con alimentos pesados y malsanos, no vacilamos en fatigar nuestro hígado hasta el aniquilamiento."

Dieta nutritiva

"Ya estamos enfermos. Caminamos con valentía hacia la vejez prematura, el achaque precoz. Nobles víctimas de la bulimia, héroes de la glotonería, oscuros mártires de la boca..."

(Fr.Genievre,Temps present, 20 de abril de 1945).

Según informes de la Organización Mundial de la Salud, la dieta podría estar implicada directamente en, al menos, el 35% de las muertes por cáncer. Un alto porcentaje de personas fallecen cada año debido a un proceso tumoral desencadenado por una dieta inadecuada.

La Organización Mundial de la Salud ha concluido: "se propone una medicina primaria en la que existan prioridades tan significativas como estas: leche materna, antes que alimentos infantiles en polvo; agua limpia, antes que antibióticos; hierbas curativas, antes que la última e internacional especialidad farmacéutica; alimentos, antes que piedras vitamínicas..."

La palabra vegetariana no significa alimentarse por medios vegetales. Sus raíces latinas son vegetus, que quiere decir vigoroso, vegetal significa estar vivo.

Es necesario entender que no todo lo que llamamos alimentos es conveniente para nuestro cuerpo. Debemos recuperar la intuición que nos diga qué debemos hacer y consumir en cada momento. Paracelso decía: "el arte de la medicina se esconde en el corazón".

Quien conoce la naturaleza no debería estar nunca enfermo, proclama un refrán popular ruso.

Los alimentos procesados han perdido un gran porcentaje de los nutrientes y de las ventajas de un alimento fresco e integral. El objetivo de una buena nutrición es proporcionar al cuerpo la cantidad exacta de todo lo que necesita para mantenerse en equilibrio. El hombre de hoy come con la vista, en exceso y apresuradamente, unido a la mala calidad de los alimentos, cada vez más industrializados y saturados de ingredientes extraños, a menudo tóxicos, por eso se recomienda tener en cuenta:
  • Una alimentación sana, aire fresco, sol. Dice un antiguo y sabio proverbio: donde entra el sol, el médico no entra.
  • El agua limpia es fuente de vida. La hidroterapia actúa eficazmente sobre la piel, el aparato circulatorio y el sistema nervioso.
  • La ausencia de estrés, estad alegres, hacer ejercicios y mantener una actitud positiva ante la vida nos haga juveniles y activos.
  • Las personas que comen alimentos naturales cultivados en suelo fértil no están expuestas a las enfermedades del corazón.

En efecto, la obesidad, la glotonería cuyo resultado suele ser la gordura, aparte de multitud de achaques y enfermedades, es el camino más directo para precipitar la muerte o, al menos, una vejez prematura con los consiguientes trastornos que ello comporta al organismo humano.

Si algunos de los alimentos producen una pérdida de la grasa corporal, pueden de nominarse alimentos catabólicos, puesto que el proceso de la pérdida de peso es un proceso catabólico; mientras que si se añade grasa al organismo, el proceso debe llamarse anabólico, y los alimentos que sirven a esta función son alimentos anabólicos.

Los alimentos catabólicos, como es natural, son muy bajos en calorías. Lo cual es muy importante en cuestiones dietéticas. Según el principio de los alimentos catabólico, aún queriendo reducir peso es preciso comer. Y no sólo hay que comer sino que hay que consumir cierta cantidad de alimentos catabólicos para perder peso.

La consecuencia que se saca de todo esto es la siguiente: si queremos mantener una dieta adecuada y saludable debemos comer de todo. Lo único que tenemos que hacer es cuidar de que los alimentos ingeridos se hallen en la justa proporción, o sea, mayor cantidad de catabólicos que de anabólicos.

La principal recomendación es una alimentación sencilla, compuesta por los alimentos que nuestra intuición determine como mejores para cada organismo y si conocemos las propiedades de cada comida muchísimo mejor. Los productos de la tierra que, a lo largo de la historia, el hombre ha autorizado principalmente como fuente de alimentación, se han revelado en las últimas décadas como poderosos elementos terapéuticos, es decir, como auténticos medicamentos capaces por sí mismos de ayudar en el tratamiento de numerosas enfermedades y dolencias.

Es simplemente una opción de vida que podemos aceptar uno, pero que si aceptamos indudablemente nos dará buenos resultados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario